Clorato en los alimentos: riesgos para la salud pública

Clorato en los alimentos: riesgos para la salud pública

 

La exposición a largo plazo al clorato en los alimentos, en particular en el agua potable, es un potencial problema de salud para los niños, especialmente aquellos con deficiencia leve o moderada de yodo. Sin embargo, el consumo total en un solo día, incluso en los niveles más altos estimados, es poco probable que supere el nivel de seguridad recomendada para los consumidores de todas las edades. Estas son las principales conclusiones de la opinión científica de la EFSA sobre los riesgos crónicos y agudos para la salud pública de la exposición dietaria al clorato (incluida el agua potable).

El Clorato puede estar presente en los alimentos, resultante de la utilización de agua clorada para el procesamiento de alimentos y la desinfección de equipos de procesamiento de alimentos. Los grupos de alimentos más afectadas son las frutas y verduras. A menudo las variedades congeladas representan los más altos niveles de clorato dentro de cada grupo de alimentos. Esto probablemente depende de la cantidad de clorato en agua clorada utilizada para el procesamiento de alimentos. Sin embargo, el agua potable, es la principal fuente de clorato en la dieta, contribuyendo posiblemente hasta un 60% de la exposición crónica al clorato para los niños.

La exposición crónica - con el tiempo, al clorato, puede inhibir la absorción de yodo. La EFSA ha establecido una ingesta diaria tolerable (IDT) de 3 microgramos por kg (µg/kg) de peso corporal por día para una exposición a largo plazo al clorato en los alimentos. Las estimaciones más altas de la EFSA a la exposición crónica para los lactantes, niños pequeños y otros niños (hasta 10 años de edad) se dan sobre el IDT, lo que indica una preocupación para todos los niños con deficiencia leve o moderada de yodo.

La exposición aguda - un alto consumo de clorato en un solo día podría ser tóxico para los seres humanos, ya que puede limitar la capacidad de la sangre para absorber el oxígeno, lo que lleva a una insuficiencia renal. La EFSA también ha, por lo tanto, establecido un nivel de ingesta segura recomendada para una ingesta diaria (llamada la "dosis aguda de referencia") para el clorato de 36 vg/kg de peso corporal por día. Las estimaciones más altas de la exposición alimentaria aguda para todo público estaban por debajo de esta ingesta segura.

Además, la Comisión Europea requirió a la EFSA considerar el impacto en la exposición alimentaria aplicando el nivel de orientación de la OMS para el clorato en agua potable, 0,7 miligramos por kilogramo (mg/kg), a todos los alimentos regulados por la legislación de la UE. Si 0,7 mg/kg fueron utilizados como el nivel máximo en los alimentos para la evaluación de la exposición alimentaria al clorato (es decir, excluyendo los alimentos y el agua potable que contiene clorato encima de este nivel), las exposiciones se reducirían sólo ligeramente y, en consecuencia, esto no afectaría el riesgo potencial. Bajo el escenario poco probable que los niveles de clorato en todos los alimentos y el agua potable fueran igual a 0,7 mg/kg, sin embargo, la exposición alimentaria sería sustancialmente por encima de los niveles actuales.

Hubo varias limitaciones en los datos disponibles para este trabajo, al menos en parte debido al tiempo limitado permitido para la evaluación. En consecuencia, los expertos de la EFSA concluyeron que el impacto de estas incertidumbres científicas sobre la evaluación del riesgo es grande. Se solicitó el asesoramiento científico de la EFSA para apoyar a los tomadores de decisiones en la Comisión y a los Estados miembros que están reexaminando las medidas existentes para limitar la exposición de los consumidores al clorato en los alimentos. Al considerar los esfuerzos para reducir los residuos de clorato en los alimentos, además de los aspectos toxicológicos de estos residuos, el impacto en la inocuidad microbiológica de los alimentos también debe ser tenido en cuenta. Sin embargo, la EFSA no, evaluó estos aspectos como parte de esta evaluación de riesgos.

Ver más información en la págna oficial de la EFSA: Scientific opinion on risks for public health related to the presence of chlorate in food