E. coli y las lechugas enfermas

E. coli obtiene impulso a partir de enfermedades de las lechugas

 

Escherichia coli O157:H7, una bacteria que causa enfermedad transmitida por los alimentos en los seres humanos, tiene mayor probabilidad de contaminar la lechuga cuando un hongo velloso (downy mildew) ya está presente, según científicos del Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA). El hongo belloso, una enfermedad de la lechuga causada por el hongo parecido al agua Bremia lactucae, es uno de los mayores problemas al que deben hacer frente los productores de lechuga.

Pero la Microbióloga Maria Brandl, con el Servicio de Investigación Agrícola (USDA ARS) de la Unidad de Investigación de Microbiología e Inocuidad de Productos Agrícolas en Albany, California, ha estado investigando por qué tantos brotes de E. coli O157:H7 pueden ser rastreados a los campos de lechuga; cuando las fuentes de E. coli O157:H7 son tan diversas como la carne de vaca mal cocida, las coles, los productos lácteos crudos, nueces sin cáscara, frutas y verduras. La ARS es la agencia principal de investigaciones del USDA.

En realidad, las hojas de lechuga son un sitio difícil de supervivencia para los mircroorganismos, sin embargo, la evidencia epidemiológica es indiscutible sobre la frecuencia con la que la lechuga es fuente de E. coli O157:H7. En una investigación anterior, Brandl encontró que E. coli O157:H7 preferió las las hojas más jovenes, cortadas y lastimadas en vez de las no dañadas y más viejas. Entonces, ella colaboró ​​con el genetista del ARS y el cultivador de lechugas Ivan Simko de la Unidad de Investigación de Protección y Mejoramiento de Cultivos en Salinas, California.

Ellos encontraron que bajo condiciones de temperatura cálida y sobre las hojas húmedas, E. coli O157:H7 se multiplica 1.000 veces más en las lesiones donde hay presencia de hongo velloso que sobre el tejido las hojas sanas de lechuga. Incluso en las hojas de lechuga secas, donde la mayoría de las bacterias luchan por sobrevivir, E. coli O157:H7 persistió en mayor número cuando la enfermedad del hongo velloso estaba presente.

Los investigadores también encontraron que E. coli O157:H7 no creció así en lesiones de hongo velloso en la línea de la lechuga RH08-0464, cultivada por Simko y un colega para que sea menos susceptible a la enfermedad de la lechuga, así como lo hicieron en Triple Threat, una variedad comercial que es altamente susceptible al hongo velloso.

Los factores exactos que provocaron un menor crecimiento de E. coli O157:H7 en la línea más resistente necesitan ser exploradas cuidadosamente todavía. Pero si un obstáculo genético para la colonización de E. coli O157:H7 pudiera ser cultivado en variedades de lechuga comerciales junto con la resistencia al hongo velloso, esto añadiría una nueva línea defensiva a la contaminación de la lechuga, ayudando a los agricultores a mejorar la inocuidad microbiana de su cosecha; así como controlar su problema número uno de enfermedades de plantas.

Fuente e informe completo (USDA): E. coli Gets a Boost from Lettuce Disease